Pages Menu
Compartir
Seguir
Abc Pack


De los tubos de cartón al techo del edificio más sostenible de París

De los tubos de cartón al techo del edificio más sostenible de París


Pilar Sánchez fundó Alpesa en Tavernes de la Valldigna en 1987 y es líder del mercado de fabricación de tubos, anillas y cantoneras

alpesa

Javier y Sergio Altur sostienen el Úpalet junto a la fundadora de Alpesa, Pilar Sánchez

Pilar Sánchez Mena es una mujer menuda, discreta, de sonrisa permanente que atesora el alma de Mandriladora Alpesa, la empresa líder la Península Ibérica en fabricación de tubos de cartón, anillas y cantoneras. En 1987 buscaba un nuevo horizonte profesional y lo halló en un sector del que apenas sabía nada. Convenció a su marido, Antonio Altur, para comprar una máquina para fabricar tubos de cartón y se puso al frente de una empresa que ha ido creciendo hasta alcanzar los 26 millones de euros de facturación con productos que van desde los tubos, de todos los diámetros, a las anillas o al innovador palé de cartón.Nada sabía la familia Altur Sánchez del sector. Nacieron con un cliente que les fue guiando y fueron aprendiendo. Sin embargo, pronto encontraron la forma de diferenciarse de su competencia precisamente con la labor que lideró Pilar. «Ella se puso al frente y empezó a buscar en el mercado las empresas que gastaban tubos y a visitarlas una por una. Empezamos a crecer porque este mercado era muy extraño: quienes fabricaban tubos ya tenían trabajo suficiente y no iban a buscar nuevos clientes. Nosotros sí lo hacíamos y les hacíamos ofertas, y se cambió su mentalidad. A las empresas cercanas les costaba más traer los tubos de otros lugares por el transporte. Así nos pudimos introducir relativamente fácil, por la labor comercial de Pilar», explica Antonio Altur, que se puso a las órdenes de su mujer años después, cuando la empresa despegó. En 2005, la Cámara de Comercio de Valencia reconoció a Pilar Sánchez como emprendedora y empresaria del año.Hoy, los fundadores de Alpesa están dando el relevo a sus hijos Javier y Sergio, que se han hecho cargo de la dirección general y la dirección comercial. Ambos tienen en Pilar su ejemplo. «Somos la empresa más joven de Valencia en nuestro sector, pero Pilar impuso un trabajo comercial que no existía y, cuando se dieron cuenta de que habíamos nacido, ya éramos casi más grandes que ellos», relata Sergio Altur.

Proceso de fabricación de un tubo de cartón.

Proceso de fabricación de un tubo de cartón.

Ese contacto directo con el cliente es lo que les ha permitido ir evolucionando, tanto en la apuesta por nuevos productos como en la propia fabricación. «Somos industriales y nos hemos adaptado a las necesidades de nuestros clientes. Le facilitábamos que pudieran usar el tubo, por ejemplo, haciendo un agujerito para que pudiera meter el fleje o ponerles papeles de color por la parte exterior… Siempre buscando cualquier innovación, que en este sector del tubo de cartón es complicadísima, para diferenciarnos», aclara. Alpesa es hoy líder en el mercado con una cuota que ronda el 22%, casi el doble de su perseguidora. Tiene una capacidad de producción de unas 45.000 toneladas, 165 empleados en sus cuatro plantas y una facturación de 26 millones de euros. Pero no siempre ha sido fácil mantenerse en esta industrial que definen como «muy tradicional». «De 2008 a 2009 perdimos un 42% de las ventas. El mercado nacional sufrió muchísimo con la crisis. El consumo se resintió y nuestros clientes dejaron de tener trabajo», explica Javier Altur. Hoy la situación ha cambiado y el repunte del consumo tira también del negocio. «Nuestro cliente es una empresa industrial de un tamaño de facturación entre 50 y 100 millones de euros dedicada sobre todo al sector del packaging para alimentación, pero tocamos también sectores como la pirotécnica, la construcción, el textil, el embalaje, el papel, los envíos postales… muchos sectores que nos permiten multiplicar nuestra facturación a poco que le mercado crezca», cuenta el director general. «Hay muchísimos productos que antes de ser lo que vemos han ido enrollados en un tubo de cartón: la melanina de una mesa, los vinilos, la ropa… Primero se hacía en tubos de madera y luego se fue sustituyendo . Otros productos necesitan los tubos para comercializarse, como las cintas adhesivas, que van en anillas», describe Sergio. Casi con la misma visión que su madre, han sabido coger una nueva ola: la sostenibilidad. Sus colas tienen cada vez más componentes vegetales y todo el cartón que utilizan es reciclado. De hecho, cuentan con el certificado del Instituto para la Producción Sostenible. Por eso en ellos se fijó la compañía Frapont, encargada de todo el revestimiento interior en madera del auditorio para La Seine Musicale, el nuevo icono sostenible de París, diseñados por los arquitectos Shigeru Ban y Jean de Gastines. Para ellos fabricaron más de 30.000 anillas de diferentes tamaños que forman los 900 hexágonos de un techo suspendido que deja pasar el sonido y lo amplifica de manera natural. Todo un reto técnico de producción a petición de un cliente basado en cartón kraft y el desarrollo de unas colas y barnices que lo hicieran resistente al fuego.

Techo compuesto por anillas de Alpesa para La Seine Musicale de París.

«El papel y el cartón están viviendo un momento muy bonito. Garantizan la sostenibilidad y el reciclaje, algo que muchas empresas buscan con el auge del comercio electrónico», describe Javier, que ve avecinarse un importante nicho de mercado. «A medida que se aprueben leyes europeas que restringen el uso de los plásticos y la madera, los palés de cartón recibirán un espaldarazo, como todo aquello que salga en papel. Las bolsas de plástico dentro de poco se eliminarán por muy biodegradables que sean», advierte.Como empresa familiar no han optado por recoger la forma de relevo generacional en un protocolo, pero sí han trazado una idea clara de los pasos que darán. Uno de ellos es la internacionalización. Sin prisa pero sin pausa. Como líder del sector tienen «novias» a las que, de momento, se resisten. «Tenemos un socio, una multinacional que en 2000 nos compró el 49%. Después insistían en que querían más porcentaje pero nosotros no queríamos vender. Así estuvimos hasta 2011, cuando el negocio estaba mal y la familia le volvimos a comprar el 25%. Ahora vuelven a pretendernos, pero estamos más por comprarles a ellos y por crecer», advierte Antonio, cada vez más dispuesto a ir a la empresa con Pilar «sólo de visita».

El palé de cartón, futuro sostenible

«La coyuntura económica acompaña y tenemos que estar donde podamos y ser los primeros». Así resume Javier Altur la filosofía de Alpesa, cuyo crecimiento futuro tiene la vista puesta en el Úpalet, un palé de cartón en cuyo desarrollo llevan trabajando casi una década y que ya están comercializando. Con el mercado del tubo «maduro» y su posición en el sector consolidada, la compañía confía en un producto con una aceptación cada vez mayor. «Si el Úpalet lo hubiéramos sacado hace 10 años, no habríamos pasado de la primera puerta, porque la gente piensa que se va a mojar, que se va a romper… Pero cuando lo prueban y lo ven, la cosa cambia», cuenta Javier. No son los inventores del palé de cartón, pero sí los que han conseguido que su patente aguante hasta 900 kilos de peso y, una vez más, los que están recorriendo el mundo para darlo a conocer. «Hay sitios donde la madera y plástico ya no tienen sitio y otros donde el cartón no entrará», advierten. Y es que aunque por precio -actualmente es de 5 euros- es muy competitivo frente al plástico, sus ventajas frente a los de madera reutilizados son otras. «Venimos de una feria en Estados Unidos donde comenzamos a recibir visitas en el stand después de una charla en la que se habló de la decisión de Donald Trump de romper el acuerdo de importación de maderas blandas con Canadá y de subir los aranceles. Temían que el palé de madera subiera de precio y querían conocer opciones. En Inglaterra también sabemos que está habiendo problemas con la importación de madera», desvela el director general de Alpesa, que ya ha convencido a Porcelanosa o Anecoop, entre otros clientes. El Úpalet tiene la ventaja para la industria agroalimentaria de que de está exento del cumplimiento de la normativa fitosanitaria ya que, a diferencia de la madera, no precisa tratamientos químicos para evitar el anidamiento de parásitos y hongos. Pero en Alpesa no dejan de crear. El palebox o las estanterías de cartón son algunos de los 17 proyectos que tienen en marcha, «y que vemos que el sector puede estar necesitando», dicen. «Hay una empresa de automoción que antes tenía cajas de cartón donde cabían 25 piezas para los coches y ahora les hemos hecho una optimización y podrá poner 44. Ese cambio es muy importante para ellos y nos vamos a convertir en su proveedor global. Para nosotros esto nos abre mercados hasta ahora desconocidos», añade Sergio como responsable comercial. «Con que consigamos que represente el 1% de la facturación me conformo», puntualiza Antonio, el cofundador. «Se nos ha abierto un abanico que llevará a Alpesa a ser más grande por el palé de cartón que por los tubos. Pero sabemos que venimos de los tubos y vamos a ir pasito a pasito». Todos en Alpesa lo tienen claro.

ALPESA, EN CIFRAS
Producción. Su producción anual es de 45.000 toneladas de tubos, cantoneras, anillas y ahora también palés. Empleados. La empresa cuenta actualmente con 165 empleados distribuidos en las cuatro plantas de producción. Facturación. Alpesa es líder y concentra el 22% de cuota de mercado. Su facturación alcanza los 26 millones de euros.

Fuente: ElMundo.es


Empresa
Solicitar información y/o presupuesto


Sector de actividad*

*He leído y acepto las condiciones de la política de privacidad de datos.

recibir el e-newsletter de Abc-Pack.com con la actualidad del sector, nuevos productos y ofertas de nuestros proveedores registrados. Este servicio es completamente gratuito y puede darse de baja de él cuando desee.
* Campo obligatorio


Top